ORDO - CALENDARIO LITÚRGICO

LITURGIA DEL V DOMINGO DE CUARESMA

LITURGIA DEL V DOMINGO DE CUARESMA - MARZO 22 DE 2015

DOMINGO DE PASIÓN

 

HIMNO     

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.  Amén

 

Ant. Me acercaré al altar de Dios.

R/ta. A Dios que alegra mi juventud.

CONFESIÓN

S... Confiteor Deo...   (Solo el sacerdote)

     Asamblea: Yo, pecador me confieso a Dios todopoderoso, a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado San Miguel Arcángel, al bienaventurado San Juan  Bautista, a  los santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, a todos  los Santos y a  vos, Padre; que pequé gravemente con el pensamiento, palabra, y obra, (dándose tres  golpes de pecho) por mi  culpa, por mi  culpa, por mi  gran  culpa. Por  tanto, ruego a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado San  Miguel  arcángel,  al bienaventurado San  Juan Bautista,  a  los Santos Apóstoles  San Pedro y San Pablo, a todos los Santos, y a vos, Padre, que roguéis por mí a Dios nuestro Señor.   

 ABSOLUCIÓN

 S: Dios todopoderoso tenga misericordia de nosotros; perdone nuestros pecados, y nos lleve a la vida eterna. Amén.

 S: Oh Dios Vuélvete a nosotros  y nos darás vida.

R. Y tu pueblo se alegrará en Ti.

S: Muéstranos, Señor, tu misericordia.

R. Y danos tu Salvación.

S: Escucha, Señor, mi oración.

R. Y llegue a Ti mi clamor.

S: El Señor esté con vosotros

R: Y con tú espíritu.

 

     Introito. (Salm. 42,1-2)Júzgame, Oh Dios, y defiende mi causa contra la gente sin piedad; líbrame del hombre falso y perverso. Si tú eres mi Dios y mi fortaleza, ¿por qué me rechazas? ¿Por qué tendré que estar triste, oprimido por mi enemigo? Envíame tu luz y tu verdad: que ellas me encaminen y me guíen a tu santa Montaña, hasta el lugar donde habitas”.

 KYRIE

      Colecta: Te Suplicamos,  Dios Omnipotente, que mires misericordiosamente a tu pueblo; para que por tu gran bondad sea gobernado y preservado siempre, en cuerpo y alma; mediante Jesucristo nuestro Señor. Amén

LITURGIA DE LA PALABRA

     Epístola de la Carta a los Hebreos (Hebr. 9,11-15) 11 Cristo, en cambio, ha venido como Sumo Sacerdote de los bienes futuros. Él, a través de una Morada más excelente y perfecta que la antigua –no construida por manos humanas, es decir, no de este mundo creado– 12 entró de una vez por todas en el Santuario, no por la sangre de chivos y terneros, sino por su propia sangre, obteniéndonos así una redención eterna. 13 Porque si la sangre de chivos y toros y la ceniza de ternera, con que se rocía a los que están contaminados por el pecado, los santifica, obteniéndoles la pureza externa, 14 ¡cuánto más la sangre de Cristo, que por otra del Espíritu eterno se ofreció sin mancha a Dios, purificará nuestra conciencia de las obras que llevan a la muerte, para permitirnos tributar culto al Dios viviente! 15 Por eso, Cristo es mediador de una Nueva Alianza entre Dios y los hombres, a fin de que, habiendo muerto para redención de los pecados cometidos en la primera Alianza, los que son llamados reciban la herencia eterna que ha sido prometida. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

 

     Gradual: (Salm. 142, 9-10)9 Líbrame, Señor, de mis enemigos, porque me refugio en ti; 10 enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios. Que tu espíritu bondadoso me conduzca por una tierra llana”. (Salm. 17, 48-49)48 el Dios que venga mis agravios y pone a los pueblos a mis pies! 49 Tú me liberas de mis enemigos, me haces triunfar de mis agresores y me libras del hombre violento”.

     Tracto: (Salm. 128, 1-4)Canto de peregrinación. ¡Cuánto me han asediado desde mi juventud –que lo diga Israel–, 2 cuánto me han asediado desde mi juventud, pero no pudieron contra mí! 3 Clavaron un arado en mis espaldas y abrieron largos surcos, 4 Pero el Señor, que es justo, rompió el yugo de los impíos”.

 EVANGELIO

     Continuación del Santo Evangelio según San  Juan (Jn. 8,46-59)  

46 ¿Quién de ustedes probará que tengo pecado? Y si les digo la verdad. ¿Por qué no me creen? 47 El que es de Dios escucha las palabras de Dios; si ustedes no las escuchan, es porque no son de Dios». 48 Los judíos le replicaron: «¿No tenemos razón al decir que eres un samaritano y que estás endemoniado?». Jesús respondió: 49 «Yo no estoy endemoniado, sino que honro a mi Padre, y ustedes me deshonran a mí. 50 Yo no busco mi gloria; hay alguien que la busca, y es él el que juzga. 51 Les aseguro que el que es fiel a mi Palabra, no morirá jamás». 52 Los judíos le dijeron: «Ahora sí estamos seguros de que estás endemoniado. Abraham murió, los profetas también, y tú dices: «El que es fiel a mi palabra, no morirá jamás». 53 ¿Acaso eres más grande que nuestro padre Abraham, el cual murió? Los profetas también murieron. ¿Quién pretendes ser tú?» 54 Jesús respondió: «Si yo me glorificara a mí mismo, mi gloria no valdría nada. Es mi Padre el  que me glorifica, el mismo al que ustedes llaman «nuestro Dios», 55 y al que, sin embargo, no conocen. Yo lo conozco y si dijera: «No lo conozco», sería, como ustedes, un mentiroso. Pero yo lo conozco y soy fiel a su palabra. 56 Abraham, el padre de ustedes, se estremeció de gozo, esperando ver mi Día: lo vio y se llenó de alegría». 57 Los judíos le dijeron: «Todavía no tienes cincuenta años ¿y has visto a Abraham». 58 Jesús respondió: «Les aseguro que desde antes que naciera Abraham, Yo Soy». 59 Entonces tomaron piedras para apedrearlo, pero Jesús se escondió y salió del Templo. Palabra del Señor.  R/ta. Gloria a ti, Señor Jesús.

 CREDO

Presbítero: ¿Creen en Dios, Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra? Todos: Sí, creo.

Presbítero: ¿Creen en Jesucristo su único Hijo, nuestro Señor, que nació de María la Virgen, padeció, fue sepultado, resucitó de entre los muertos y está sentado a la derecha del Padre? Todos: Sí, creo.

Presbítero: ¿Creen en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna? Todos: Sí, creo.

Todos:   Esta es nuestra Fe. Esta es la Fe de la Iglesia. Que todos juntos nos gloriamos de profesar. En Cristo, Jesús Señor nuestro,                Amén.

 OFERTORIO

(Salm. 118, 17 y 107)17 Sé bueno con tu servidor, para que yo viva y pueda cumplir tu palabra. 107 Estoy muy afligido, Señor: vivifícame, conforme a tu palabra”.

S: Orad, hermanos, a fin de que mi sacrificio y el de cada uno de Ustedes, sea agradable a Dios Padre, todopoderoso.

A: El Señor reciba de tus manos este Sacrificio, para alabanza y gloria de su nombre, y para nuestro provecho y el de toda su Santa Iglesia. Amén.

 

Secreta: Te pedimos Señor, que estos presentes nos libren de los lazos de nuestra malicia, y nos alcancen los dones de tu misericordia. Por Nuestro Señor, Jesucristo... 

PREFACIO DE LA CRUZ

Se dice desde el Domingo de Pasión hasta el Jueves Santo, en las Misas de la Pasión,

de la Cruz y de la Preciosísima Sangre.

 

Sacerdote:       El Señor esté con cada uno de Ustedes.

Todos:            Y con tu espíritu.

Sacerdote:       Levantemos el corazón.

Todos:            Lo tenemos levantado hacia el Señor.

Sacerdote:       Demos gracias al Señor nuestro Dios.

Todos:            Es justo y necesario.

En verdad es digno y justo, equitativo y saludable, darte gracias en todo tiempo y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios Todopoderoso y eterno.

Que pusiste la salvación del género humano en el leño de la Cruz, para que de donde se había originado la muerte, de allí naciese la vida; y el que en un árbol venciera, en otro árbol fuese vencido por Cristo nuestro Señor.

Por quien alaban a tu Majestad los Ángeles, la adoran las Dominaciones, tiemblan las Potestades. Los cielos y las Virtudes de los cielos, y los bienaventurados Serafines la celebran con mutuos transportes de gozo. Con los cuales, te suplicamos, admitas también nuestras voces, que exclaman con humilde reconocimiento, diciendo sin cesar: Santo, santo...

CANON DE LA EUCARISTÍA

DOXOLOGÍA

Rito de Comunión

PADRE NUESTRO

Oremos. - Teniendo en cuenta la orden del Señor y  aleccionados por el divino Maestro, nos atrevemos  a exclamar: 

     Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre;  venga a nosotros tu reino;  hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.  Danos hoy nuestro pan de cada día;  perdona nuestras ofensas,  como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;  no nos dejes caer en la tentación,  y líbranos del mal.  Amén

 Fracción del Pan

CORDERO DE DIOS

 ORACIÓN DE ACCESO HUMILDE

     Todos: Nosotros, no nos atrevemos a venir a ésta tu Mesa, Señor Misericordioso, confiados en nuestra rectitud, sino en tus muchas y grandes misericordias. No somos dignos ni aun de recoger  las migajas debajo de tu Mesa. Mas tú eres el mismo Señor, siempre misericordioso por naturaleza: concédenos, por tanto, Señor, por tu clemencia, que de tal modo comamos la Carne de tu amado Hijo Jesucristo y bebamos su Sangre; que nuestros cuerpos pecadores sean limpios por su Cuerpo, y nuestras almas lavadas por su preciosísima Sangre; y que siempre  vivamos en ÉL, y ÉL en nosotros. Amén

LA PAZ

     Oración por la paz y la fidelidad: Señor mío Jesucristo, que dijiste a los Apóstoles “La paz os dejo mi paz os doy”, no mires mis pecados, sino la fe de tu Iglesia, y conforme a tu voluntad, dígnate darle la paz y juntarla en la unidad, Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén

     Comunión: (I Cor. 11, 24-25)24 dio gracias, lo partió y dijo: «Esto es mi Cuerpo, que se entrega por ustedes. Hagan esto en memoria mía». 25 De la misma manera, después de cenar, tomó la copa, diciendo: «Esta copa es la Nueva Alianza que se sella con mi Sangre. Siempre que la beban, háganlo en memora mía».

 COMUNIÓN DE LOS FIELES

    Todos: Lo que hemos recibido, Oh Señor, con la boca, acojámoslo con alma pura; y este don temporal se convierta para nosotros en remedio sempiterno. Tu Cuerpo Señor, que he comido, y tu sangre que he bebido, se adhieran a mis entrañas; y haz que ni mancha de pecado quede ya en mí, después de haber sido alimentado con un tan santo y tan puro Sacramento: Tu que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén

 ORACION POSCOMUNIÓN

     S: Asístenos, Señor Dios nuestro, y defiende con tu continuo socorro a los que has recreado con tus misterios. Por Nuestro Señor, Jesucristo, tu Hijo,...  

 

Para reflexionar:  

"El que es de Dios escucha las palabras de Dios; si ustedes no las escuchan,

es porque no son de Dios».

(Jn. 8, 47)

Sagrada Escritura y Conocimiento de Cristo

 

Le historia de la teología en concreto, la Cristología, nos ha mostrado un camino para conocer tanto al Jesús histórico como al Cristo de la fe "se trata también de un "hecho" que podemos conocer a través de los elementos biográficos e históricos de Jesús, que nos refieren los Evangelios". Pero este conocimiento histórico biográfico de Jesús mediante la razón, nos ha de llevar a la contemplación, del misterio de salvación, por esto la Palabra de Dios ha de ser vista desde distintos puntos de vista:

  •   Las Escrituras deben ser leídas.

 Para que puedan ser comprendidas, "Lo tendrá consigo, y leerá en él todos los días de su vida, para que aprenda a temer a Dios, para guardar todas las palabras de esta ley, para ponerlos por obra"[Dt. 17,19].

  •   Las Escrituras deben ser recibidas

Para que puedan ser creídas "Por lo cual también nosotros sin cesar damos gracias a Dios, de que cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios, la cual actúa en vosotros los creyentes"[ I Tes. 2, 13]. Con la finalidad de alejarnos y desechar toda inmundicia y abundancia de malicia, debemos recibir con humildad y sencillez la palabra dada, pues ella tiene como finalidad salvarnos.

  •  Las Escrituras deben ser creídas

Para ser Por tanto oradas, "cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho"[Jn. 2,22].

  • Las Escrituras deben ser recibidas escudriñadas

Para ser interiorizadas y descubrir su verdadera esencia, "Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí"[Jn. 5,39].

  •  Las Escrituras deben ser atesoradas en el corazón

El verdadero discípulo ha de ser un sagrario del mensaje de su maestro, no solo para guardarlo, sino para darlo a conocer mediante su discipulado, "Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón"[Dt. 6,6] Por tanto, dice la escritura "pondréis estas mis palabras en vuestro corazón y en vuestra alma, y las ataréis como señal en vuestra mano, y serán por frontales entre vuestros ojos". (Dt. 11,18)

Teniendo presente que mediante estas características se logra con las Sagradas Escrituras tener un verdadero y pleno conocimiento de Cristo, y obedeciendo a estas palabras, "Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca"[Mt. 7,24], se lograra también enseñarlas o transmitirla como lo hacían San Pablo y Bernabé para dar a conocer al señor, "Y Pablo y Bernabé continuaron en Antioquía, enseñando la Palabra del Señor y anunciando el Evangelio con otros muchos"[Hechos 15, 35)]. De esta manera se sigue buscando a Jesús, con una actitud tal, que hace visible el rostro de Cristo en su rostro, buscando cautivar, almas para Dios.

Quien es discípulo de Cristo, es aquel que está lleno de Cristo, y lo que desborda es lo que da, a quienes ha de anunciar el mensaje del Evangelio, es por esto que se busca a Jesús, para conocerle, amarle y seguirle.

Viviendo en Cristo, mediante el conocimiento de su Palabra, nos hacemos Misioneros, y por tanto, sabremos que hay alguien en cualquier lugar esperando que le hablemos de Él. Y al hablar de Él, nos hacemos misioneros. 

 

Búsquedas

Calendario de Eventos

Octubre 2019
D L M X J V S
29 30 1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31 1 2