«Et Verbum caro factum est –

El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros»

(Jn 1,14)

    El Sr. Obispo Germán Orrego Hurtado ACC.P.O., extiende su saludo de Navidad y año nuevo a toda a toda la Iglesia: Sacerdotes, Diáconos, Religiosos, Seminaristas, Fieles laicos y a todas las Comunidades en donde hace presencia la Diócesis. El Gozo y la Paz de este tiempo de Navidad, aún en medio de la situación que viven muchas familias en el mundo frente a la presencia de virus, no puede opacar el Gozo y la alegría del nacimiento de Jesús. "Mientras se encontraban en Belén, le llegó el tiempo de ser madre; 7 y María dio a luz a su Hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en la posada". (Lc. 2,6-7) Las  dificultades propias de la vida humana, y más aún hoy cuando el mundo enfrenta una de las pruebas más impensadas, la Palabra de Dios nos alienta a continuar en la plena confianza en Dios, desde donde podemos decir y proclamar: "Di al Señor: «Mi refugio y mi baluarte, mi Dios, en quien confío»". (In Psalm. 91,2) es allí, en su Palabra en donde debemos confiar para vivir y asumir la Voluntad del Padre Celestial; ha sido un año, desde donde cada uno ha podido encontrarse con el Señor en lo profundo de su corazón, de su alma, de su mente... por tanto, no podemos dejar que la angustia y la incertidumbre se apoderen de nosotros hasta perder la paz interior, paz que no viene de nosotros mismos sino del Señor presente mediante la Gracia, de tenerle presente y vivo en la vida sacramental.

     Hoy es Navidad, y es en esta Solemnidad de la Natividad del Señor en donde debemos llenarnos de Gozo y de Alegría para continuar acercándonos al corazón Santo y al Amor de un Dios que se hace niño en el pesebre para "nuestra salud y remedio". "El vino a su casa y los suyos no lo recibieron" (Jn. 1,11) "San Agustín ha interpretado el significado del pesebre con un razonamiento que en primer momento parece casi impertinente, pero que, examinado con más atención, contiene  en cambio una profunda verdad. El pesebre es en donde los animales encuentran su alimento. Sin embargo, ahora yace en el pesebre quien se ha indicado a sí mismo como el verdadero pan bajado del cielo, como el verdadero alimento que el hombre necesita para ser persona humana. Es el alimento que da al hombre la vida verdadera, la vida eterna. El pesebre se convierte de este modo en una referencia a la mesa de Dios, a la que el hombre está invitado para recibir el pan de Dios. En la pobreza del Nacimiento de Jesús se perfila la gran realidad en la que se cumple de manera misteriosa la redención de los hombre..." Recuperado de: La infancia de Jesús. Joseph Ratzinger - Benedicto XVI, p. 75

Feliz Navidad y un Prospero año nuevo 2021, son los deseos del Sr. Obispo Germán Orrego Hurtado. ACC.P.O. Diócesis de la Nueva Granada.

Búsquedas

Calendario de Eventos

Marzo 2021
L M X J V S D
28 1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31 1 2 3